Por la mañana

Por la mañana

 

 

Cuando abro tu puerta por la mañana, respiro su atmósfera.

El calor me tranquiliza, tu olor animal me llena de dicha.

Entonces me acerco, alargo el brazo, busco tu soplo.

A veces es imperceptible, la piel que toco está fría.

Antes de hablarte, intento sentir el latido de tu corazón.

Será porque tu cuerpo es tan grande, tan masivo, pero no lo encuentro nunca.

Jalo la cobija, la piel está caliente por debajo de ella. Vuelvo a tocar el hombro, está helado.

El miedo no sube, ya invadía todo mi yo.

Es ese miedo que muerde mi vientre, peor, mis entrañas, es el miedo hasta la punta de mis uñas, en mi corazón mío que no sabe ya si late o galopa. Es el miedo inmundo, bestial, que todo devasta sobre su camino.

Entonces logro hablar, mi puce, es hora de la medicina, Puce, despierta.

Seguido, oh tan seguido, no contestas, no te mueves. Hay que hablar otra vez, más fuerte, jalar tu brazo, tan pesado para mí.

Y abres los ojos, hablas, es más, protestas.

Esta mañana estás vivo.

Y lo está el miedo también.

Publicités
Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s