Taka taka taka

Taka taka taka 

El hombre se peina, cabello y patillas, echa una última mirada al espejo y se endereza.

Y empieza el sortilegio.

Va vestido de blanco de pies a cabeza, la moda de los años 70 se revela en todo su esplendor. La camisa de cuello amplio y puntiagudo sigue cada curva de sus hombros, de sus brazos, de su torso. Baja hasta el talle y se pierde en la hebilla de su cinturón: plateada, ancha, brillante, llama a mirar más abajo.

Y ahí, explosión de sentidos. La vista primero: lo ceñido de la tela, los pliegues que se escapan de la entrepierna, y el bulto, el famoso bulto, acomodado como quien no quiere la cosa, a la izquierda.

El hombre acaricia sus mancuernillas, una muñeca primero, luego la otra. Manos grandes, fuertes.

Y empieza la música, un ritmo nuevo, parece metralla. Y él, se mueve. Avanza.

Primero su pie izquierdo, busca el ritmo, lo zapatea. Luego sus piernas, las dos, delgadas, ceñidas en esa tela blanca, empiezan la danza. Sigue la cintura, el torso. Con su mano derecha, empuña un micrófono, lo alza, está a altura de boca, de labios, de suspiro.

 Detrás de una cortina se oye una voz, un locutor lo presenta y su cuerpo responde a la invitación. Es cantante y frente al público sonríe.  La cámara lo sigue filmando, pero la vista es diferente. Una línea marcada bajo el pantalón revela que sí usa ropa interior y que es  reducida.

Se antoja, caray, se antoja.

Micrófono en mano, canción zonza pero voz cálida, ojos brillantes y sobre todo cuerpo que sigue el ritmo, su ritmo, mi ritmo.

Taka taka taka takata

Taka taka taka takata

Taka taka taka takata,

j’entends mon cœur qui bat

Taka taka taka takata

Taka taka taka takata

Taka taka taka takata,

au rythme de ses pas

Todo mi ser baila con él, pegada a él, aunque no sé si pegada a la hebilla o a lo demás. Toda yo baila y ríe y canta y siente y resiente. El micrófono brilla, su mirada me busca y yo me rindo.

Y cuando por fin tenemos sexo, no, cuando por fin hacemos el amor, le pido en un último taka taka que se deje los pantalones puestos.

Erotismo en voces femeninas, 2015

 

 

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s