Las cosas para hablar

 

Hablar

Las cosas para hablar

Estoy hasta la madre de no encontrar las cosas para hablar.

Estoy hasta la madre de que  me digan que es normal, que a todo mundo le pasa, que es por la edad, que a ustedes también les pasa, que ustedes también se confunden, que ustedes tampoco saben ya.

Estoy hasta la madre de que me pidan que haga un esfuerzo, que busque, que me concentre.

Estoy hasta la madre de que me digan que si soy capaz de escribir es que no es tan grave el asunto. Ustedes no me ven ahogada en mi diccionario, buscando a lo güey porque no sé ni en qué letra hacerlo. Ustedes no me ven perderme en la lista de los sinónimos, la de los contrarios, hundirme bajo las traducciones, hacerme bolas, leer y volver  a leer y no entender lo que escribí.

Ustedes no me vieron llorar el otro día frente  a una película en la que una chava jugaba a que era yo. Se había aprendido el papel de memoria, ella sí puede, y recitaba mis días, sin saberlo, sin mirarme.

Ustedes no están conmigo cuando no encuentro el camino de regreso a casa, cuando abro el mueble de los trastes buscando mi camisa o cuando les pregunto su nombre a mis amigas.

Ustedes no están conmigo cuando todo se va al diablo, cuando la caída es ineluctable, cuando ya no sé quién soy.

Estoy hasta la madre.

Hasta la madre de llorar porque de repente ya no conozco las cosas que se usan para hablar.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s