Ubícate

Mi tata

 

Ubícate

 

Cómo ciertas palabras las ubicamos en ciertos contextos, verdad…

Ir a los Agachados, es ir a comer al mercado, con las rodillas pegadas a un mantel de plástico, cucharear sopa de pasta, guisado verde con frijolitos y tortillas de la tortillería de enfrente.

Nada que ver con agacharse a recoger calcetines en el piso del cuarto, verdad…

 

Cazones, es una barra, con playita, y chapopote en el agua, fósiles en el piso, por todos lados.

Nada que ver con  la carne blancuzca que presentan en el súper como pescado recién sacado del agua, verdad…

 

Arena, es ese ingrediente secreto de las galletas de chocolate que te comes de vacaciones frente al mar.

Nada que ver con la decoración del acuario de la tienda del centro comercial verdad…

 

La palabra que me anda rondando estos días, yo la ubicaba con Pedro Infante y su niño Tizoc, con Dolores del Río o con María Felix. De alguna manera con pantalones blancos, sombreros y calor. Era una palabra de películas, de historias, bueno hasta de chistes.

No sabía que existiera todavía en serio, fuera de las pantallas, que tuviera color, sabor, amor.

 

A una de mis amigas, se le está yendo un pedacito de vida. De a poquitos. Y ella usa una palabra que yo sólo sabía por culta, no por amorosa.

Se le está yendo su Tata, y ella lo llora, todos los días, con lágrimas de película en blanco y negro, acompañada seguro por el sabor de su arena particular y de los agachados  de su mercado de ella.

Mi Tata dice ella.

 

Y vuelvo a descubrir, que no me canso de descubrirlo, como las palabras te van ubicando en un lugar o en  otro, en un tiempo preciso.

Y como para alguien sólo son calcetines, pescados, tiendas o pantallas y para otros son  amor, amor, amor y amor.

 

 

PD: Y por lo mismo, por lo preciso, y precioso, de la palabra, este texto no lo voy a traducir al francés.

PPD: Que los que no hablan español no se van a enterar de la razón por la que no lo hago.

PPPD: Lo siento, Tata es nada más para México, esta vez.

PPPPD: Igual que yo a mi papá, siempre le dije Papa, sin acento… Igualito.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s