¿Son o no son?

¿Son o no son?

 

Que arrestaron ya formalmente al señor José Manuel Mireles, allá en Michocán… que porque mató a  gente que no debería de andar matando. Digo, porque por lo visto hay gente matable y gente no matable.

Y que se metieron a casa del señor Javier Molina, escritor y periodista, con una orden de cateo, acá en la Ciudad de México. Eso se sabe porque el mismo Molina lo escribió. No sabe ni qué drogas iban buscando, igual no vieron los libros que hacen volar la imaginación y el intelecto…Pues sí sólo eran polis… Buscaban drogas obvias.

 

Lo primero se veía venir, ya lo andaban diciendo por todos los noticieros. Así como que gran sorpresa no hubo.

Lo segundo… pues también, no es sorpresa que anden revisando casas buscando lo que necesitan encontrar.

 

Al primero lo he visto en la tele, es  de los que dijo que ya estaba suave, que ya estaba hasta la madre de narcos, de crimen organizado y de gobierno nodefendiendo, así en una palabra.

Al segundo pues no lo he oído nombrar… o chance sí, ya ven que yo me reconozco en el espejo nomás porque la imagen que veo se mueve igual que yo. Un día algún astuto me va a sacar un pinche susto que para qué les digo…

 

El primero, andaba de comandante o algo, ¿no? Y defendiéndose, ¿no? Y dicen que se le subieron los humos, de la balacera imagino, y que empezó a querer el poder nomás para él, y que anduvo, o andó, o andaba, matando a su propia gente. Como el chiste del cura, que andó pendejo un rato…

Al otro, dicen que anda, en presente porque según aquellos sigue, en las drogas.

 

Y yo, la ingenua, la ignoranta, la que no reconoce a nadie, pienso, y re-pienso, chinga…

¿Cómo a quién le creo?

¿Al gobierno que de repente, no sé por qué chingados decidió que en Michoacán iba meter orden? No que esté mal, si eso hemos estado pidiendo a gritos, y a sangre… ¿Pero por qué ahora…? ¿Por qué no hace meses, años…? ¿Y por qué allá y no en mi calle?

¿Será que yo no he montado a mi grupo de auto-defensa y dirigido los reflectores hacia los que no hacen pero deberían de…?

¿Le creo a los polis, que  tiraron una puerta para entrar a casa de un señor y que no encontraron nada? O sea que tampoco le sembraron nada, eso habla bien de ellos… ¿no…?

 Y  se meten a las casas porque lo hemos estado pidiendo a gritos, y a sangre otra vez… Que la sangre que ha corrido sí nos alcanza pa’ seguir pidiendo, exigiendo, que se metan a las casas, que tiren puertas y que nos cuiden… Nomás no nos chinguen.

Traían orden de cateo, pero no sé si de las buenas, o de las que se venden… ¿Vivirá uno de los polis por la Plaza Santo Domingo?

 

Los dos hombres son canosos, pero he visto gente de cabellera plateada ser violenta, mentirosa y… Ah, no, la verdad no conozco de cerca a ningún asesino… A menos que mi espejo me engañe.

Uno, gente de bien se supone, dice que sólo andaba matando a malos. El otro es periodista, pero si la honradez se midiera por la profesión, el trabajo de la poli sería más fácil…

¿No debería el primero de haberse defendido…? ¿O el segundo debería de haber medido sus escritos…? ¿O cómo?

¿O sí son malosmalosmalos???

 

¿A quién chingados le creo…?

Porque esto es de creencia nada más, de fe… No hay pruebas accesibles a personas como yo… Sólo fe, ciega igual que todas las fes…Ciega ciega ciega, impotente.

O sea, en palabras breves, resumidas y coloquiales:

¿Son, no son, o se hacen…?

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s