Muerte por ahogamiento

DSC06369

 Muerte por ahogamiento

Todo está listo.

La embarcación oscila al ritmo de las olas, el cielo aunque no es azul, no se ve amenazante, el viento es fresco, tierno, matinal.

A pesar de eso, la persona que se prepara a subir a bordo siente el corazón en la boca y tiene las piernas un poco débiles. No es marinero quien quiere y en ella sube el sentimiento devastador de estar usurpando el lugar del capitán.

Pero no es hora de sentimentalismos, hay que navegar.

De pie al frente, sí al frente, que los términos marítimos no tienen ningún sentido para ella, binoculares en mano y mapas extendidos, se endereza, suelta las amarras y avanza.

Por poco tiempo, flotando apenas un rato en alta mar.

Una mar de fondo, surgida de la nada, del agua y del cielo, imprevista como todas las malditas mares de fondo, voltea la barca.

 

Y llega entonces, la muerte por ahogamiento.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s