Cuando es un niño pequeño

Cuando es un niño pequeño

Cuando es un niño pequeño el que se muere, uno chiquitito, de los que todavía tropiezan cuando corren, de los que necesitan un apapacho por la noche, y una sonrisa con su leche, cuando es un niño pequeño el que se muere, no tiene ni miedo ni dolor. Llega en medio de la luz como si llegara a la playa. Mira alrededor suyo, maravillado, y estira sus bracitos hacía los que lo acogen.

Sí, claro, los rostros son nuevos, pero está rodeado de ángeles y perlas, de música y de chocolate.

Así son las cosas.

Muchos brazos lo cargan, y eso es bueno, reconoce la dulzura de los brazos de su mamita, el olor de su papito y oye también, entremezclada de ruidos de agua y de cascabeles, la risa de su hermana.

Así son las cosas.

No tiene miedo, sabe, de alguna manera, que ya regresó a casa.

Se quedó tan poquito tiempo fuera que su alma reconoce los caminos que le gustaban, la luz que lo guiaba.

Está muy bien. Sin dolor, sin miedo. Acunado por otros brazos, sí, pero acunado.

Cuando es un niño chiquitito el que se muere, no tiene ni dolor ni miedo.

 

PD: Para Bartolomé

“Visto” esta mañana.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s