Resonancia

Resonancia

El ruido es ensordecedor y, aunque no alcance a quedarme dormida, no dejo de sentirme aletargada. Por debajo de mí, uno de los progresos de la técnica, denotando que detrás de cada procedimiento sigue habiendo seres humanos, calor sube a través del soporte de mi cuerpo, y, entre la temperatura y las vibraciones de la máquina, podría, casi, imaginar que recibo un masaje. Al lado mío, probablemente en otro cuarto, se oye la respiración profunda dela máquina, semejando el ir y venir de las olas. Si pudiera moverme y sentir el sol, bastaría con respirar profundo para disfrutar una playa cualquiera en un día cualquiera, con ese leve mareo que la cerveza fría me regala siempre que nos encontramos.

Pero el idilio entre la máquina y yo no llegara a cristalizar, el romance queda a nivel de esbozo. El ruido allana mi mente y apisona mi corazón.

“Cloq, cloq”

Silencio. Ajuste.

“Tac, tac, tac, tac, tac”

Empezamos.

¿Qué tengo? No, ahorita no. Respira. Abre los ojos.

“Cloq”

Zumbidos.

Se oye la máquina respirar, pensar y modificar su intención.

Más zumbidos.

Se alcanza a oír  un   rotomartillo aquí, justo encima de mí.

Cierra los ojos. No te muevas, respira.

Esto te va a ayudar. Tú puedes.

Vibraciones. Silencio. Ajuste.

“Cloq, cloq”

Campanas, profundas y vibrantes.

Necesito moverme. Se me duermen las manos.

Ajuste. No, movimiento. Aire. Luces y voces.

“Ya terminamos. ¿Cómo se siente?”

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s