Mi hermano

Mi hermano

Acabo de hablar con mi hermano, el que se va para la guerra.

Intercambiamos  algunas palabras, tonteras casi.

El con un francés lamentable, yo con mi inglés de segundaria… podría ser cómico si no hubiera tanto sentimiento  tras ese muro impuesto por la vida

Es mi hermano. Mi hermano.

Y pienso, al colgar, que tal vez sea demasiado tarde: ¿Como ser la hermana de un hombre si nunca fui la hermana del niño?

¿Deveras tendré derecho de llamarlo?

Qué bonitos todos estos sentimientos, que si no son recientes, sí son tardíos… Qué bonito decir “te quiero”, firmar mis cartas “tu hermana”… Qué bonito, y qué tarde.

Pretextos, explicaciones, uno que otro “sí, lo sé”, hay de a montones. Ni que fuera difícil encontrarlos.

Y sin embargo… Sin embargo, el amor ahí está. Como si solo hubiera estado oculto, como si fuera otra vez el rollo ese del idioma que hubiera retrasado el mensaje, la evidencia.

Es mi hermano, soy su hermana.

Fin del rollo.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s