La mujer invisible

La mujer invisible

 

Anda y desanda, la mujer invisible… Aquella, la que camina, y se escapa. Se pierde.

La mujer invisible, la que tanto lavó y limpió, recogió y almacenó. La que tanto escuchó, habló, pensó, propuso. Toda una vida existiendo, a como pudiera, y de repente, a la vuelta de una hora, el silencio, el vacío de lo olvidado y de la costumbre.

Se va, se diluye, se pierde…

La mujer invisible… La que ni siquiera intenta perderse en las sombras, ya que nadie la busca. Aquella a la que se le habla sólo para decirle de la sal en la sopa o de la fuerza de una caricia.

Aquella a la que le da justo la cantidad de lana necesaria pa’ que no joda, o a la que se le regala una nalgada amistosa pa’ que se enderece…

La mujer invisible…

Se va,  se pierde, y desaparece…

Alrededor, el vacio. La ausencia. Las palabras parecen descomponerse, los gestos se borran.

Invisible, invisible.

 

Pero la verdad… A ella le vale madres.

Le vale madres, le vale madres, le vale madres.

Vive en su mundo particular, en donde la arena es blanca y el mar es rosa. En donde su vestido de encajes blancos flota a merced del viento, en donde por fin el sol es de ella.

Un mundo lleno de sueños y de canciones, de risas compartidas y de miradas amorosas, un mundo de pasado, de recuerdos y de palabras.

Un mundo en el que ella habla, se escucha y sonríe. Un mundo que le pertenece, sólo a ella.

Un mundo en donde perder la razón es de lo más normal, en donde intercambiar palabras a media voz con el cielo es cotidiano.

Un mundo en el que uno puede volar cuando lo desee, así nomás, porque sí.

Un mundo suyo, sólo suyo, en el que tiene  derecho a ser escuchada, en donde tiene derecho a decir las cosas verdaderas, las cosas importantes. Un mundo suyo, sólo suyo.

Un mundo en donde respirar es fácil, en donde los colores  vibran, en donde los dedos se agitan y entrelazan historias de felicidad, un mundo suyo, sólo suyo.

El mundo de los demás… Le vale madres, le vale madres, le vale madres…

A la mujer invisible…

Le vale madres.

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s