Tanto querer

Publicado el 11 mayo, 2010

Tanto querer

 Pienso en mi padre y luego pienso en ustedes.

Una… Y otra… Y otra vez.

Los miro y lo veo a él: a mi padre y luego a ustedes.

Y de lo más profundo de mi ser surgen las respuestas.

Los amo, tanto. Espero a verlos crecer y crecer, con un  gozo profundo. Y al seguir sus pasos, me siento más fuerte cada día.

Amo a cada uno de ustedes por lo que es. Amo cada una de sus sonrisas, de sus miradas. Inclusive sus enojos me hacen vibrar. Yo creía que los quería a cada uno de una manera completamente diferente: a una por sus apapachos, sus risas y sus lágrimas, al otro por sus sueños y su entusiasmo y al tercero por su visión, su coraje y su tenacidad.

Y, finalmente, si pienso en mi padre y luego pienso en ustedes, veo clarito que lo quiero a los tres de la misma manera: por lo que son.

A menudo, me he deseado sin hijos, libre. Y a cada vez que desesperaba, la evidencia se imponía: no podría ser yo si ustedes no estuvieran.

Entonces… Cuando me siento tan asquerosamente celosa, cuando reclamo tan fuerte, me siento casi culpable.

Hoy todavía, le pido a mi padre que me dé algo que no les he dado a ustedes, que no les daré nunca.

Habría deseado, papá, ser la más querida

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s