Dicen por ahí…

Publicado el 25 marzo, 2008
Dicen por ahí…
 
  

 

“Fuerte como un roble”…”Plantado en la vida como un árbol majestuoso”…Ja… ¡Pues que mentira!

¡Si los que dicen eso no tienen idea!

Los árboles no están plantados…ni su tronco es fuerte, ni sus raíces son profundas por gusto o por entereza…inmóviles por siempre…encadenados… ¿Que no ves que tratan de volar? 

De mi ventana, se ve la copa de un árbol, de mil verdes diferentes, luminosa y grácil…Aquí no hay raíces, ni tierra, ni gusanos…Aquí se respira la verdad del árbol… Su inconmensurable tristeza…Esa angustia que lo corroe…

Árbol encadenado

Árbol prisionero de sus raíces… 

¿Qué dicen por ahí?

¿Que eres fuerte…? Vamos, si no has podido huir…si sigues ahí…hasta la muerte…y aún después…El tronco vacío y seco seguirá apuntando al cielo, pero sin llegar a él jamás… 

De mi cama te observo…y te entiendo. Te veo alzarte, acabar con tus fuerzas y no partir jamás

Como tú, me dicen fuerte…sin ver que es engaño.

Cuando no lloro… Cuando río… Cuando sigo viviendo… Hablando… Amando…

Cuando alzo la mirada hacia ti… Hacia tu luz… Tus colores…

Encadenada…Prisionera de mi cuerpo…

También yo resiento el peso de las raíces…Fuerte me veo…Como tú…

Y por dentro…Como esos abejorros que se pierden de vez en cuando en la recamara y zumbando desesperados, se dan de topes con la ventana…

Como ellos, como tú, prisionera….

De mi cuerpo…del dolor…del nunca más…del ayer…

Tantos ayeres.

El que odie y que no quiero recordar y me atormenta

El que dejó en mí, pesar y nostalgia

El de los años jóvenes cuando podía caminar y correr y hablar…sin dolor.

Fue ayer…De veras…Deverititas…No ha pasado tanto tiempo…No tengo tantos años…

Dentro de mi cuerpo, como abejorro encarcelado…Me rompo en mil pedazos como tus mil verdes… Y por más que grito mi enojo, mi desesperanza…No se oye…Como tú, que fuerte me veo…

Desde mi cama…Te miro y recuerdo…Que fácil era decir:”Después” “Mañana”…No me dio tiempo vivir…

Ya no quiero tampoco vivir…

Aunque… ¿Qué fuerte me veo, verdad?

Una ventaja tengo sobre el árbol de mi ventana…Cuando por fin mi cuerpo me libere, podré flotar…Pasear…Vivir de luz etérea…No de plomo.

Aunque… deveras que fuerte me veo…

Cet article a été publié dans Uncategorized. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s